Información del Proyecto

Registro

Denominación / Denominació
Nuestra Señora de los Desamparados
Ciudad / Ciutat
València
Provincia / Província
València
MunicipioMunicipi
València
LugarLloc
Camarín de la Virgen. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados
EscuelaEscola
Valenciana
IconografíaIconografia

El modelo iconográfico es el de una imagen yacente, acorde con su función amparadora de los cofrades y ajusticiados difuntos sobre los que iba.

Viste túnica talar dorada ceñida a la cintura, decorada por un amplio ribete circular, a la altura del cuello, decorado con motivos geométricos. Sus pliegues caen en paralelo con una muy ligera inclinación hacia la izquierda.
En la zona inferior esos pliegues se cortan de un modo incomprensible, posiblemente porque esa zona fue cortada o manipulada en algún momento, ya que no aparecen los pies de la imagen, algo improbable en una escultura yacente, y que si vemos en las representaciones pictóricas de esta imagen. Sobre la túnica luce un manto pegado al cuerpo, ribeteado con cenefa de roleos, que le cae desde los hombros, especialmente desde el derecho y recoge en su brazo izquierdo dejando caer, por debajo de este, una de las puntas.

La cabeza de la imagen está inclinada hacia delante sobre el eje del tronco, testimonio de su condición yacente. Luce una larga cabellera con raya al medio, que distribuye en dos mechones de pelo ondulantes recogidos en la parte posterior de la cabeza. El rostro no es el original gótico, sino el que el escultor José María Ponsoda realizó en 1939. La mano derecha, extendida, sujeta una vara de azucenas de plata y una rosa de oro. Con la mano izquierda sujeta al Niño Jesús. En la parte inferior, dos Santos Inocentes, uno en actitud orante y otro implorando el amparo y salvación, con sus identificativos cortes en el cuello y piernas, que aparecen arrodillados a los pies de la imagen.

Foto 1
Pie foto 1Peu foto 1
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen general antes de la restauración de la Virgen y su conjunto escultórico.
Foto 2
Pie foto 2Peu foto 2
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen de detalle del cuello de la Virgen antes de la restauración.
Foto 3
Pie Foto 3
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen de detalle del lateral izquierdo de la Virgen antes de la restauración.
Foto 4
Pie Foto 4
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen de detalle de la mano izquierda de la Virgen durante el proceso de limpieza.
Foto 5
Pie Foto 5
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen de detalle de la cabeza de la Virgen durante el proceso de limpieza y estucado.
Foto 6
Pie Foto 6
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen general de la Virgen durante el proceso de limpieza y estucado.
Foto 7
Pie foto 7
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen general de la Virgen y su conjunto escultórico después de la restauración.
Foto 8
Pie foto 8
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen de detalle de la Virgen y el Niño después de la restauración.
Foto 9
Pie foto 9
Nuestra Señora de los Desamparados, Anónimo. Real Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia). Imagen general de la Virgen con todos sus atributos y vestimenta, después de la restauración.
Foto 10
Pie foto 10
Foto 11
Pie foto 11
Foto 12
Pie foto 12
ÉpocaÈpoca
Imagen del Primer cuarto del S.XV con intervenciones desde el siglos XVI al XX.
Autor
Anónimo
Documentación utilizadaDocumentació utilitzada
AtribuciónAtribució
TécnicaTècnica

La imagen que observamos en la actualidad acumula toda una evolución de técnicas y materiales.
La primitiva escultura gótica fue realizada a partir de un molde empleando para su ejecución una pasta de cartón-piedra. Esta estructura de cartón-piedra descansa sobre una tabla de madera, policromada en su reverso con motivos decorativos, conformando la primitiva imagen yacente de la Virgen.
Para adaptar dicha imagen yacente a una imagen erguida se añade, en la parte posterior, una estructura de madera con apoyos metálicos y, telas encoladas y enyesadas. Las manos que conserva en la actualidad, posteriores a las originales, están realizadas en madera policromada, así como las figuras de los Santos Inocentes (S.XVIII) y el Niño (S. XX)

Estado de conservación/diagnóstico:
Tanto la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados como su conjunto escultórico (Niño Jesús y los Santos Inocentes) presentaban un estado de conservación diferente debido a las distintas intervenciones a las que han estado sometidos como consecuencia de las transformaciones que han tenido a lo largo de su historia material.

La estructura de sustento de la imagen evidenciaba un buen estado de conservación. A nivel de soporte se observaban pequeñas grietas, sin que estas afectaran a su estructura.
La imagen de la Virgen tenia un mayor deterioro en la zona del rostro, cuello y cabello. Dicho deterioro quedaba reflejado en una gran acumulación de suciedad, grasa y polvo de manera muy irregular, pérdidas de policromía localizadas mayoritariamente en la frente y los laterales del rostro, así como repintes, estucados y barnices que ocultaban parte del original.
Con respecto al manto y túnica, se apreciaba una capa de polvo y suciedad que enmascaraba toda la superficie dorada y policromada, así como diversas rozaduras provocadas por manipulaciones y cambios de vestimenta.

Las manos de la Virgen realizadas en madera presentaban, entre ellas, un estado de conservación diferente. La mano derecha evidenciaba una ennegrecimiento bastante acusado ademas de polvo y grasa acumulada por toda la superficie. En un primer examen se observó un repinte generalizado por toda la superficie. Después de los estudios científicos se pudo determinar que existían sucesivas capas de repolicromía, concretamente un total de cinco estratos diferentes. La mano izquierda mostraba menos daños en superficie que la derecha. En general se encontraba cubierta por una gruesa capa de suciedad y grasa, así como un barniz coloreado y oxidado. Las sucesivas intervenciones a las que se ha visto sometida la policromía de las dos manos a lo largo de su historia, evidenciaban una tonalidad diferente respecto una de la otra.

Un hallazgo de mención especial, ha sido el descubrimiento de la peana original sobre la que se apoyaba la Virgen, oculta dentro del pedestal barroco de plata. Respecto a su estado de conservación se observaban pequeñas alteraciones de tipo estructural con pérdidas puntuales. La capa superficial presentaba muchas irregularidades, con una gruesa capa de estucos los cuales estaban enmascarando la escasa presencia de restos de dorado.

El Niño Jesús que conserva en la actualidad, fue realizado en 1964 por el escultor Carmelo Vicent. Este presentaba un buen estado de conservación. Pequeños arañazos, rozaduras y desgastes generalizados por toda la policromía. También se apreciaba una fina capa de suciedad ambiental y grasa, siendo mas acusada en aquellas zonas que no quedaban protegidas por las vestimentas.

Las imágenes de los Santos Inocentes que acompañan actualmente a la Virgen y que sustituyen a los originales, son de estilo barroco y están realizadas en madera tallada y policromada. Ambos evidenciaban un estado de conservación poco óptimo con importantes deterioros. A nivel de soporte se apreciaban pequeñas grietas en el rostro y en los ensamblajes de la talla de los brazos. Pérdidas volumétricas de soporte localizadas en las falanges de los dedos de las manos así como reposiciones de talla de una anterior intervención de restauración.

DimensionesDimensions
164 x 70,5 x 55 cm
FirmaSignatura
No aparece
InscripcionesInscripcions
Ninguna
ExposicionesExposicions
Estado de ConservaciónEstat de conservació

Tanto la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados como su conjunto escultórico (Niño Jesús y los Santos Inocentes) presentaban un estado de conservación diferente debido a las distintas intervenciones a las que han estado sometidos como consecuencia de las transformaciones que han tenido a lo largo de su historia material.

La estructura de sustento de la imagen evidenciaba un buen estado de conservación. A nivel de soporte se observaban pequeñas grietas, sin que estas afectaran a su estructura.
La imagen de la Virgen tenia un mayor deterioro en la zona del rostro, cuello y cabello. Dicho deterioro quedaba reflejado en una gran acumulación de suciedad, grasa y polvo de manera muy irregular, pérdidas de policromía localizadas mayoritariamente en la frente y los laterales del rostro, así como repintes, estucados y barnices que ocultaban parte del original.
Con respecto al manto y túnica, se apreciaba una capa de polvo y suciedad que enmascaraba toda la superficie dorada y policromada, así como diversas rozaduras provocadas por manipulaciones y cambios de vestimenta.

Las manos de la Virgen realizadas en madera presentaban, entre ellas, un estado de conservación diferente. La mano derecha evidenciaba una ennegrecimiento bastante acusado ademas de polvo y grasa acumulada por toda la superficie. En un primer examen se observó un repinte generalizado por toda la superficie. Después de los estudios científicos se pudo determinar que existían sucesivas capas de repolicromía, concretamente un total de cinco estratos diferentes. La mano izquierda mostraba menos daños en superficie que la derecha. En general se encontraba cubierta por una gruesa capa de suciedad y grasa, así como un barniz coloreado y oxidado. Las sucesivas intervenciones a las que se ha visto sometida la policromía de las dos manos a lo largo de su historia, evidenciaban una tonalidad diferente respecto una de la otra.

Un hallazgo de mención especial, ha sido el descubrimiento de la peana original sobre la que se apoyaba la Virgen, oculta dentro del pedestal barroco de plata. Respecto a su estado de conservación se observaban pequeñas alteraciones de tipo estructural con pérdidas puntuales. La capa superficial presentaba muchas irregularidades, con una gruesa capa de estucos los cuales estaban enmascarando la escasa presencia de restos de dorado.

El Niño Jesús que conserva en la actualidad, fue realizado en 1964 por el escultor Carmelo Vicent. Este presentaba un buen estado de conservación. Pequeños arañazos, rozaduras y desgastes generalizados por toda la policromía. También se apreciaba una fina capa de suciedad ambiental y grasa, siendo mas acusada en aquellas zonas que no quedaban protegidas por las vestimentas.

Las imágenes de los Santos Inocentes que acompañan actualmente a la Virgen y que sustituyen a los originales, son de estilo barroco y están realizadas en madera tallada y policromada. Ambos evidenciaban un estado de conservación poco óptimo con importantes deterioros. A nivel de soporte se apreciaban pequeñas grietas en el rostro y en los ensamblajes de la talla de los brazos. Pérdidas volumétricas de soporte localizadas en las falanges de los dedos de las manos así como reposiciones de talla de una anterior intervención de restauración.

IntervenciónIntervenció

La primera fase de intervención de la imagen y su conjunto escultórico se centró en el proceso de limpieza.

En primer lugar, se realizó una limpieza mecánica superficial de la policromía y de los dorados. Una segunda fase de dicho proceso se centró en distintos ensayos de solubilidad de pigmentos y aglutinantes, para valorar en diferentes catas de limpieza los parámetros de disolventes a utilizar en la eliminación de depósitos, suciedad, repintes y barnices. Una vez determinados los parámetros a utilizar, se llevó a cabo una limpieza físico-química tanto de las policromías como de los dorados.

En el rostro de la imagen se realizó una limpieza en la que se eliminó el repinte que enmascaraba la policromía original del cuello y de la frente. A continuación se llevó a cabo una limpieza mecánica a punta de bisturí de los duros estucos que cubrían parte del cabello dorado original de la Virgen y del volumen de su frente. Después de llevar a cabo dicha intervención quedaron a la vista diferentes dorados, lo cual evidenciaba las distintas intervenciones que la imagen ha tenido a lo largo de su historia, así como la policromía antigua de tonalidad rosácea muy clara.

En la túnica y el manto de la Virgen se hizo una limpieza físico-química del dorado, así como de las diferentes policromías.

Con respecto a las manos de la Virgen se procedió a la eliminación, mediante una limpieza físico-química, de los diferentes estratos de repolicromías y barnices que enmascaraban el cromatismo original de la policromía de ambas manos.

Tanto en el Niño Jesús como en los Santos Inocentes también se realizó una limpieza físico-química. Después de dicha limpieza quedaron evidenciados los deterioros que estaban ocultos por los repintes y la densa capa de suciedad, dejando a la luz multitud de abrasiones provocadas por las joyas que portaban, pérdidas de veladuras en la policromía y reposiciones de algunas de las falanges de las manos y del brazo de uno de los Inocentes.

En la peana original de la imagen se procedió con una combinación de limpieza mecánica y química. Tras dicha limpieza, quedo a la vista una peana dorada de cuyo oro original apenas quedaban restos.

Una de las fases de intervención con mayor relevancia en el proceso de intervención de la imagen fue la eliminación del travesaño central que se situaba a la altura de las manos de la Virgen. En dicho proceso resultó fundamental el apoyo que se tuvo del estudio radiográfico de dicha zona, mediante el cual se pudo determinar que dicho travesaño no formaba parte estructural en la sujeción de los brazos, por lo que su eliminación no suponía ningún daño para la imagen. Para ello se fue desbastando y rebajando poco a poco la madera hasta su eliminación total.

El siguiente proceso de intervención fue la reparación de todas aquellas pequeñas grietas, así como el estucado y nivelado de pérdidas. Para ello se utilizó un estuco natural de similares características que el original. Una vez estucados todos los faltantes se procedió con la fase de reintegración cromática de la policromía. Para ello se combinaron, según las zonas a tratar, las técnicas del regatino y del puntillismo.

En cuanto a la policromía se realizó una primera fase de reintegración con colores al agua, y una segunda de retoque con colores al barniz. En el dorado se utilizó oro en polvo de 23 ¾ aplicado mediante la técnica del punteado.

Como fase final de intervención se aplicó un barniz de protección, a base de resinas sintéticas de bajo peso molecular y totalmente estables, mediante compresor.

Estudios técnicos, científicos y radiológicosEstudis tècnics, científics i radiològics
  • Documentación fotográfica mediante diferentes fuentes de iluminación:
    • Fotografía con luz visible.
    • Fotografía mediante fluorescencia visible inducida por luz ultravioleta (UV).
    • Fotografiá Infrarroja (IR).
    • Macrofotografías.
  • Análisis de materiales. Estudio en sección estratigráfica.
    • Microscopia estereoscópica.
    • Microscopia óptica visible y ultravioleta.
    • Microscopia electrónica de barrido (SEM) con sistema de microanálisis de dispersión de energía de rayos-X (EDX).
    • Espectroscopia infrarroja por transformada de Fourier (FTIR).
  • Estudio radiográfico.
  • Digitalización 3D.
  • Videoendoscopía.
  • Test acuoso y de solubilidad.
PublicacionesPublicacions
  • Pérez García, C et al., La restauración de la Virgen de los Desamparados y su camarín, Generalitat Valenciana, Valencia, 2015.
Visible
yes